6 Tumores benignos de los párpados

Introducción

Existe una gran variedad de tumores benignos que pueden aparecer en los párpados. Con algo de experiencia se puede determinar un 80% de ellos mediante la biomicroscopía (lámpara de hendidura). Es importante saber diferenciar las formaciones benignas de las malignas. Las principales tumoraciones benignas que aparecen en los párpados son los quistes y los tumores pigmentados. Cualquiera de la múltiples glándulas situadas en los párpados se puede transformar en un quiste, pueden contener un líquido claro o cremoso, el contenido líquidio puede secarse y formar en una bola sólida, en ocasiones el líquido claro puede aparecer como un quiste azul por fuera y contener un deposito de arenilla blanca. La formación de un quiste es casi siempre un signo benigno, no podemos decir lo mismo de los tumores pigmentados, en este grupo se incluye el gran grupo de los nevus, los papilomas y los epiteliomas basocelulares, éstos pueden presentarse con o sin pigmentación lo que dificulta su diferenciación.

Diagnóstico diferencial por el orígen celular del tejido

Tumores epidermales: papilomas, queratosis seborreica, cuerno cutáneo, léntigo.

Tumores dermales: nevus intradérmico, fibroma.

Tumores glandulares: quiste, orzuelo, hidrocistoma, milia, siringoma.

Tumores granulomatosos: granuloma.

Tumores vasculares: hemangioma.

Tumores infecciosos: papiloma, molluscum contagiosum.

 

Ejemplos de tumores benignos de los párpados

Fig.1: Nevus

Fig.2: Quistes y Orzuelos

Fig.3: Granuloma

Fig.4: Hidrocistoma

 

Fig.5: Papiloma

Fig.6: Xantelasma

 

Fig.7: Molluscum

Fig.8: Milia, Siringoma y Patología seborreica

 

Fig.9: Hemangioma