6.6 Xantelasma

MARKUS J. PFEIFFER

Introducción

Son áreas amarillas (xanto) en los párpados. La acumulación de material lipídico (ésteres de colesterol) en la dermis forman un xantoma cutáneo . A la exploración se observa una placa amarillenta generalmente bilateral que se sitúa predominantemente en el canto interno del párpado superior. Se producen en personas adultas y pueden deberse a alteraciones del metabolismo de las lipoproteínas, hipercolesterolemia o diabetes por lo que es recomendable la corrección de la alteración lipídica en caso de existir , aunque en la mayoría de nuestros pacientes con xantelasma no hemos podido encontrado esta coincidencia. Por otro lado el xantelasma causa un problema estético considerable que se puede corregir con cirugía. En xantelasmas extensos la cirugía puede ser compleja pues la superficie más afectada es la parte interna y convexa del párpado superior que no tolera tensión en sobre la piel. Después de haber reconstruido la superficie de la piel con colgajos o injertos se obtiene un buen resultado. La mitad de los casos recidivan a los pocos años.

Diagnóstico

El diagnóstico es sencillo por su típica localización y morfología (amarilla y plana) en los párpados (sobre todo en canto interno). Se pueden confundir con quistes sabáceos que son redondos mientras que el xantelasma suele ser asimétrico. Normalmente afectan exclusivamente a la piel, pero hay casos que infiltran el músculo orbicular.

Tratamiento quirúrgico:

Se debe intentar resecar todo al material acumulado en la piel. Normalmente no se puede salvar la epidermis porque el xantelasma la infiltra. Dependiendo del tamaño de la lesión y del exceso de piel en su alrededor se puede cerrar el defecto directamente. En los márgenes del xantelasma puede haber zonas de restos de material amarillento infiltrado que se deben eliminar para evitar recidivas por cristalización y la dehiscencia de la cicatriz.

Tratamiento con láser

Se han encontrado buenos resultados eliminando xantelasmas con láser. El láser produce una evaporización de las manchas amarillentas y elimina la piel. Como resultado aparece un defecto de piel sin cubrir que se cicatriza por el "laissez faire", es deci,r "por si mismo". No estoy convencido de la eliminación de xantelasmas con láser debido al elevado tiempo de recuperación y los resultados impredecibles.

Complicaciones:

Si en los márgenes de la lesión quedan restos del material amarillo hay una alta probabilidad de una cicatrización insuficiente y la rotura de la cicatriz. Los mínimos restos en el párpado forman un nuevo núcleo de cristalización que predispone a una recidiva. Incluso después de una completa resección hay una alta tendencia a la recidiva (50%). Al cerrar el defecto se debe tener en cuenta evitar cualquier tracción de la piel, especialmente en la concavidad medial del párpado superior pues puede producir cicatrizes por tracción.

 

 

Fig.1.: Típicos xantelasmas en la parte medial de los párpados superiores. Son asimétricos, de un color entre amarillo y blanco y forman capas entre la epidermis y el músculo orbicular con espesores variables.

Fig.2: Después de operar con resección total y cubrir el defecto con colgajos de piel de la zona medial. También hemos corregido la ptosis palpebral.

 

Fig.3: Después de la excisión hay he medir si hay un exceso de piel en la zona medial para cubrir el defecto. Por la cocavidad de la zona esto se observa mejor con el párpado abierto.

Fig.4.: Si no hay suficiente piel en la zona medial, se cubre el defecto con un injerto de piel obtenido de la zona lateral del párpado.

 

Fig.5.: Xantelasmas amarillos extensos en los párpados superiores.

Fig. 6.: 2 semanas después de la resección en los párpados superiores y reconstruir los defectos laterales por colgajos de piel y los defectos mediales por injertos de piel.

 

Fig.7: Xantelasmas de un tono claro en los cuatro párpados y el canto lateral.

Fig. 8: Dos meses después de reconstruir con multiples colgajos a injertos.

 

Fig.9.: Si combinamos la cirugía de la blefaroplastia superior para aprovechar la piel excesiva como injerto, hay que tener en cuenta que podemos necesitar una reserva de piel en el futuro para la cirugía de recidivas.

Fig. 10: Una complicación frecuente es la rotura de la herida recientemente cicatrizada, sobre todo si no hemos dejado los márgenes toalmente libres del xantelasma.

 

Fig.11: Paciente de la figura 8, postoperatorio.

Fig. 12: Recidiva: Después de un año se observan nuevos brotes de xantelasma.