2.3.4 Trauma del canto medial

MARKUS J. PFEIFFER

Introducción

Las lesiones traumáticas del canto medial se basan en desgarros y laceraciones. Las lesiones de canto medial son más dificiles de reconstruir en comparación con el canto lateral debido a que la fijación medial incluye dos vectores: el anterior (vector lagrimal) y el posterior (vector tangencial). Por otro lado, el trauma puede afectar a los canalículos lagrimales.

Abstract

Injuries of the medial canthus can result as ruptures or lacerations of the tissues. The repair of medial canthal lesions is more dificult than the repair of lateral canthal lesions, because the canthal fixation includes two vectors: the anterior (lacrimal vector) and the posterior (tangential vector). Additionally the lacrimal canaliculi can be affected.

Geometría del canto medial

El canto medial es la región en la que el párpado superior se une con el párpado inferior en la concavidad del ángulo interno. La anatomía del canto medial es mucho más compleja que el canto lateral ya que a partir del punto lagrimal el párpado de divide en dos vectores: el ligamento anterior (vector lacrimal) sigue anteriormente para insertarse en la cresta lagrimal anterior y el ligamento posterior (vector tangencial)el cual sigue tangentialmente al globo ocular para insertarse en la cresta lagrimal posterior. El ligamento cantal posterior tiene mayor importancia en la correcta posición del punto lagrimal. El traumatismo del ligamento anterior no afecta a la correcta posición del párpado pero puede estar asociado a una lesión del canalículo.


Fig. 1: El canto medial (MC) se sitúa delante del eje horizontal (H) mientras el canto lateral (CL) se encuentra cerca del eje horizontal. La anatomía del canto medial es mucho más compleja que el canto lateral ya que a partir del punto lagrimal el párpado de divide en dos vectores: el ligamento anterior y el ligamento posterior. El ligmento anterior (vector lagrimal) sigue anteriormente para insertarse en la cresta lagrimal anterior. El ligamento posterior (vector tangencial) sigue tangencialmente al globo ocular para insertarse en la cresta lagrimal posterior

Fig. 2: En el ángulo del punto lagrimal el párpado está anclado por dos ligamentos, el ligamento cantal medial anterior (vector anterior: a) y el ligamento cantal medial posterior (vector posterior p). El ligamento cantal posterior tiene mayor importancia para la correcta posición del punto lagrimal. El traumatismo del ligamento anterior afecta mucho menos a la correcta posición del párpado pero puede estar asociado a una lesión del canalículo.

Fig. 3: Lesión de ambos ligamentos (anterior y posterior) y formación de una cicatriz epicantal que cruza el ángulo interno.


Fig. 4: Después de reconstruir el ligamento posterior del canto, se puede corregir la posición del punto lagrimal y refromar el ángulo del punto lagrimal.

Técnica quirúrgica para reconstruir el ligamento posterior

El ligamento posterior (vector tangencial) sigue tangencialmente al globo ocular para insertarse en la cresta lagrimal posterior. La reconstrucción del ligamento cantal posterior tiene importancia con el fin de conseguir la correcta posición del punto lagrimal. En lugar de exponer directamente la cresta lagrimal posterior se puede aprovechar que los retractores del párpado inferior se encuentran en la lámina posterior del párpado inferior y están conectados como vector posterior con la cresta lagrimal posterior. Los retractores se exponen por via transconjuntival (Fig. 5 y 6)


Fig. 5: La sutura (blanca) conecta el tarso (amarillo) con los retractores debajo de la carúncula (rosa).

Fig. 6: La sutura (blanca) crea una nueva fijación de los retractores y del vector posterior.