6.8 Milia, siringoma y patología seborréica

MARKUS J. PFEIFFER

Introducción

Los siringomas son neoplasias benignas dérmicas de origen glandular. Se llaman "milia" por su aparición múltiple en forma de pequeñas pápulas firmes del color de la piel y asintomáticos. Se presentan como múltiples pápulas firmes de pequeño tamaño, del color de la piel o amarillentas y asintomáticas. La distribución generalmente suele ser bilateral y simétrica. La enfermedad tiende a afectar con mayor frecuencia a mujeres y aparecen tras la pubertad aunque pueden aparecer a cualquier edad. El tratamiento se realiza por motivos estéticos mediante dermoabrasión con láser.

Morfología y posibles causas:

Las pápulas miden aproximadamente 0,5 mm, son múltiples y se localizan en la cara pinferior de la epidermis. Pueden aparecer separadas (Fig.1) o confluyendo (Fig.3). Éstos glóbulos se puede ver a través de la epidemis por el mínimo espesor de esta capa de la piel a nivel palpebral (0,25mm), pueden incluso formar pequeñas protuberancias. Si separamos la piel del músculo orbicular podemos ver los glóbulos expuestos en la cara inferior de la epidermis, aquí se pueden eliminar facilmente todos los glóbulos con una tijera de Westcott. Según nuestra experiencia este procedimiento es poco eficaz por la reaparición de los glóbulos al cabo de un mes. Es posible que la causa de la parición de milia sea la acumulación del contenido fabricado por una glándula bajo la epidermis. Esta teoría confirma que no es suficiente eliminar el contenido de la glándula, se debe eliminar la glándula de forma completa con una aguja de radiofrecuencia o con un láser CO2 o Erbium.

Tratamiento con láser CO2

Se aplica el láser CO2 en un modo de suprapuls o ultrapuls sobre cada glóbulo hasta que se ha penetrado completamente en la piel y se ha evaporado la glándula entera. La aplicación del láser es estática. Se necesita aproximadamente 1 segundo para cada lesión.

Fig.1: Milia en una paciente adolescente antes de la excisión con tijeras desde la cara posterior de la piel.

 


Fig.2: Después de la excisión, las milia ya se han reproducido en un mes e incluso con un tamaño mayor.

 

 

Fig.3. Milias confluyentes formando "cadenas de perlas" en el párpado inferior.

Fig.4. Queratosis seborréica.

   

 

Patología seborreica y blefaroplastia superior

Los trastornos seborreicos del párpado pueden aumentar el espesor de la piel palpebral. El aumento del volumen de las glándulas sebáceas se refleja en el espesor de la epidemis. El espesor de la epidermis del párpado superior se puede medir con el "pie de rey" (se mide el espesor de un pliegue de piel). Las dos capas del pliegue miden normalmente 0,6 mm (2x 0,3mm). En la piel seborreica se observa un aumento del doble o triple del espesor normal. La piel seborreica tiene un tono más blanco y muestra una menor transparencia. En la lámpara de hendidura con filtro verde se puede observar una estructura adoquinada.

 

 

Fig.5: Medición de un pliegue de piel del párpado superior con el pie de rey.

Fig.6. El aumento del espesor de piel está causada por un aumento del volumen de las glándulas sebáceas con estructura adoquinada.

 

Fig.7: Antes de la blefaroplastia superior se observa una piel seborreica con mayor espesor, un tono más blanco y con menor transparencia.

Fig.8: Por el aumento del espesor de la piel no se ha podido obtener un pliegue adecuado en el nivel del surco.