S

2.1.2

Ptosis superior causada por la blefaroplastia superior

MARKUS J. PFEIFFER

2.1.2.1 Ptosis por decompensación

Hay varios mecanismos que pueden contribuir a la caída (ptosis) del párpado superior tras la realización de una blefaroplastia superior. Un párpado que antes de la intervención ya se encuentra a un nivel bajo con respecto a la altura normal (2,0 mm) puede descender 1 mm después de una blefaroplastia si el estímulo cerebral de elevación está reducido en el postoperatorio. El estímulo cerebral de elevación es involuntario y depende de la apertura que necesita el paciente para no perder campo visual. Solo por haber eliminado un exceso de piel en el párpado superior que ha reducido el campo visual se puede producir una bajada del nivel del párpado superior (ptosis) despúes de la operación. Es difícil decidir si hay que combinar una blefaroplastia con una cirugía de ptosis en casos con un nivel normal-bajo del párpado superior ya que no podemos predecir cómo cambiará el estímulo cerebral después de la cirugía. Si un párpado cae más después de una blafaroplastia es necesario corregir la ptosis 3.5 PTOSIS

 

Fig.1.: Antes de operar: Exceso del piel y ptosis palpebral (párpado caído) en el lado izquierdo

Fig.2.: Después de la blefaroplastia bilateral: en el lado izquierdo : aumento de aspecto del párpado caído (ptosis) por no haber corregido la ptosis.

 

Fig.3.: Antes de operar: Exceso del piel y ptosis palpebral (párpado caído)
Fig.4: Después de la blefaroplastia: aumento de aspecto del párpados caídos (ptosis) por no haber corregido la ptosis

2.1.2.2 Ptosis por lesión del músculo elevador

Si existe una debilidad de la aponeurosis del elevador, la blefaroplastia puede causar una dilatación o desinserción del tendón con la consecuencia de la caída del párpado. También puede producirse una lesión del elevador por un acceso quirúrgico equivocado que se ha extendido en la lamela posterior del párpado. En ambos casos hay que reintervenir con cirugía de ptosis. 3.5 PTOSIS

 

Fig.5: Durante la blefaroplastia se corrige la lamela anterior y la grasa orbitaria. Si no hay una ptosis no es necesario operar la lamela posterior.

Fig.6: Si se lesiona erroneamente la lamela posterior, se puede producir un hematoma en el músculo de Müller o una desinserción de la aponeurosis.