2.2.1

Reconstrucción menor del párpado inferior (< 50%)

MARKUS J. PFEIFFER

Introducción

Los defectos más frecuentes debidos a tumores malignos palpebrales ocupan menos del 50 % del párpado inferior. El tumor maligno palpebral más frecuente es el epitelioma basocelular nodular localizado en el párpado inferior. Cuando este tumor ya ocupa más de un 50% (Reconstrucción inferior de > 50%) se debe a un diagnóstico erróneo de un formación maligna confundida con una formación benigna o por no detectar la recurrencia de un epitelioma basocelular ya tratado. Si la resección del tumor deja un defecto de 10mm del total de los 30mm del párpado inferior siempre podemos cerrar el defecto por la transposición horizontal de los dos tercios restantes. Si el defecto mide poco más que un tercio y si hay bastante laxitud podemos intentar cerrarlo mediante la transposición horizontal con cantolísis. Si el defecto es mayor del 40% del párpado inferior no será posible cerrarlo por transposición horizontal y habrá que reconstruir las dos lamelas del párpado por transpoición vertical.

Abstract

The most frequent defects of the lower lid arise from malignant tumors and occupy less than 50% of the lower lid. The most common tumor of the lower lid is the basal cell carcinoma (epitelioma basocelular nodular) . If this tumor enlarges up to more than 50% (Lower lid reconstruction of > 50%) it might have been misdiagnosed anteriorly as a benign lesion or have recurred after an imcomplete excision. If the resection leaves a defect of 10mm out the 30mm of the lower lid margin, it will always be possible to use the two thirds of the remaining lid to close the defect. If the defect is a little larger than one third, it also can be closed directly, if there is enough eyelid laxity. If the defect occupies more than 40% of the lid, it will be necessary to reconstruct separately the anterior and the posterior lamela.

Resección antes de la reconstrucción con transposición horizontal o vertical

A la hora de la resección no es recomendable de procuparse de la reconstrucción y reducir la resección a un mínimo, porque casi qualquier defecto puede ser reconstruido. Tampoco hay que dejarse influenciar en la resección por una específica técnica de reconstrucción, como ocurre en la excisión pentagonal y transposición horizontal. No es necesario ampliar una resección de margen palpebral a un pentágono antes de saber técnica necesaria..

Reconstucción con transposición horizontal

Las incisiones, necesarias en el margen palpebral para eliminar el tumor, tienen que efectuarse en el mismo ángulo para poder reunir los restos del párpado y formar una línea recta del nuevo margen.


Fig. 1: Un defecto del párpado inferior hasta un tercio se puede cerrar por transposición de los restos del párpado.

Fig. 2: Para defectos mayores de un tercio podemos facilitar la transposición (flecha negra) del resto lateral del párpado si cortamos el ligamento lateral del párpado (cantolísis, flecha roja).

Excisión pentagonal, transposición horizontal de los restos , cantolísis

Las incisiones, necesarias en el margen palpebral para eliminar el tumor, tienen que efectuarse en el mismo ángulo para poder reunir los restos del párpado y formar una línea recta del nuevo margen. Los defectos de hasta un tercio se pueden cerrar por transposición de los dos tercios restantes del párpado. Los defectos algo más grandes se pueden cerrar si hay bastante laxitud o si se desconecta el resto del párpado lateral del margen orbitario, esto se consigue con una sección del tendón palpebral lateral en el ángulo lateral (cantolísis lateral).

Fig.3.: Defecto de un 35 % del párpado inferior. El defecto parece más grande por la tracción muscular en los restos del párpado.
Fig.4: Se ha cortado el ligamento palpebral lateral (cantolísis) para poder transponer el resto del párpado lateral y cerrar el defecto directamente.

 

Fig.5: Defecto del tercio interno del párpado inferior con pérdida del canalículo lagrimal inferior. Quedan intactos dos tercios del párpado inferior.

Fig.6: Después de operar: los dos tercios restantes eran suficientes para formar por entero el párpado inferior. El ángulo interno se ha fijado con un anclaje en la pared interna de la cavidad orbitaria.

Defectos entre el 40 % y 50 % del párpado inferior: transposición vertical

Estos defectos no se pueden operar por transposición de los restos del párpado, hay que reconstruir las dos lamelas por separado. Solemos reconstruir primero la lamela posterior como lamela de soporte y a continuación la lamela anterior con un transplante o un colgajo. Siempre una de las dos lamelas tiene que mantener el alimento vascular para nutrir a la otra lamela la cual se puede transplantar libremente encima. La lamela posterior del párpado inferior está compuesta por la conjunctiva y por la capa de los retractores que se pueden elevar hasta el nivel del margen palpebral. (Defectos >50 % ver Reconstrucción p. inferior >50%)

Fig. 9: Defecto de 45 % del párpado inferior. Parece más grande por la tracción muscular en el párpado restante.

Fig.10: Elevación de la lamela posterior (conjunctiva y retractores), que sirve como lamela de soporte. Se fija en el nivel del margen palpebral a los restos del párpado.

 

Fig.11: Postoperatorio: se ha transpuesto una tira de músculo orbicular y se ha transplantado un injerto de piel para cubrir la lamela anterior.